Pentecostés

Cuando llegó el día de Pentecostés, los discípulos fueron confinados en sus lugares de residencia, por temor a la gripe. Todos los ancianos tomando estatinas y todos los fuertes esteroides. Todas las mujeres y todos los hombres y todos los jóvenes tomando pastillas hormonales o píldoras de dieta o pastillas para aumentar la fertilidad o píldoras para prevenirla. Todas las personas de piel morena tomando pastillas para hacerla blanca; todas las personas de piel blanca tomando pastillas para hacerla morena. Todas de cabello rizado tomando pastillas para alisarlo; todas de cabello liso tomando pastillas para rizarlo. Todos los gays tomando píldoras de PEP o píldoras de PrEP o terminadores de cadena de ADN o inhibidores de la proteasa (así como los poppers). Todo el mundo tomando antidepresivos. Todo el mundo tomando alcohol sin control para emborracharse y drogándose al estupor. Todos los niños tomando bloqueadores de la pubertad, y cada niñito ya con cien vacunas por inyección. Todo el mundo pendiente de su móvil y ordenador portátil.

Y, invisibles por encima de la gente, todos los demonios del aire dando vueltas y carcajadas – y precipitándose para susurrar mensajes de desesperación en oídos dispuestos, y algunas personas con tanto miedo que cayeron muertas. Y algunas otras se pusieron rápidamente máscaras, guantes y delantales de plástico, y arrojaron a los muertos al horno sin luto ni llanto. Y si alguien tosía o estornudaría, la misma gente lo llenaba con píldoras, goteos y tubos de todo tipo, hasta que se callera muerto. Y luego le trataron igual. Y todo esto se hizo en silencio y no hubo ningún sonido. Aparte del sonido de gemidos y llantos, y el callar de los niños.

Y luego, de repente, oyeron el sonido de vientos fuertes y les aparecían llamas de fuego sobre ellos, separándose en llamas individuales que se posaron sobre la cabeza de cada persona presente. Y ya no tenían miedo. ¡Y estaban llenos de un Espíritu de paz, paciencia, humildad, fidelidad, amabilidad, bondad, domino propio, amor y alegría!

Y abrieron las puertas. ¡Y salieron afuera!

Y todas comenzaron a profetizar en muchas lenguas.

Y así dijeron:

¡NO TENGAN MIEDO! ¡AMAD LOS UNOS A LOS OTROS! ¡DEJAD DE ADORAR A LOS IDOLOS FALSOS QUE SE ALIMENTAN CON VUESTRO TEMOR! ¡DEJAD DE ESCUCHAR A LAS PROFETAS DE MIEDO! ¡DEJAD DE SEGUIR A LOS QUE OS LLEVAN A LA PERDICIÓN! ¡DEJAD DE ABUSAR VUESTROS CUERPOS Y DE ENTREGAR A VUESTROS AMADOS AL MATADERO!

¡VIVID VUESTRA VIDA Y DAD GRACIAS! ¡COMPARTAD ÈSTE MENSAJE POR TODA LA TIERRA!

Amén

dark-flame-pattern

¡Gracias a Lyman Dunlap por liberar su imagen “Dark Flame Pattern” al “Public Domain“.

[English version] [Versão portuguesa] [Versione italiana]

4 thoughts on “Pentecostés

Comments are closed.